10 de abril de 2008

Actualidad educativa

Alemania: Formación profesional dual
“El sistema de formación profesional dual es una especificidad alemana. Cerca del 60 por ciento de los jóvenes cursan, al término de su etapa escolar una de las 350 carreras de formación profesional homologadas dentro de este sistema, que se diferencia del aprendizaje profesional meramente escolar típico de muchos países por la combinación de la capacitación teórica con la formación directa en centros de trabajo. El componente profesional práctico se adquiere durante tres o cuatro días a la semana en la empresa, en tanto que la transmisión del componente profesional teórico corre a cargo de la escuela profesional, a la cual el alumno asiste uno o dos días a la semana. La capacitación completa dura entre dos y tres años y medio. La combinación de teoría y práctica garantiza una elevada cualificación profesional de los artesanos y obreros especializados. Gracias al sistema dual, el porcentaje de jóvenes sin profesión o plaza de aprendizaje es relativamente bajo en Alemania. Dentro del grupo de edad de 15 a 19 años tan solo se eleva al 1,8 por ciento. El sistema es financiado por las empresas, que pagan una remuneración a los aprendices, y el Estado, que cubre los gastos de las escuelas profesionales. Un total de 622.000 empresas emplean a los cerca de 1,6 millones de aprendices. Más del 80 por ciento de las plazas de aprendizaje son puestas a disposición por pequeñas y medianas empresas. La oferta formativa de las empresas se complementa con estudios de formación profesional supraempresariales y cualificaciones adicionales. La formación profesional no es una etapa de aprendizaje cerrada, sino parte de una carrera basada en el sistema de la formación permanente, que permite obtener títulos de maestría. Desde fecha reciente existe además una vía de cualificación que, a través de una formación continua paralela al desempeño profesional, ofrece la posibilidad de obtener títulos de master en centros de enseñanza superior”

Comentario
A este artículo del sitio: La actualidad de Alemania, es poco lo que se puede agregar, o mucho, según la óptica con que se aprecie. Poco, porque se demuestra, una vez más, las bondades y numerosas ventajas del trabajo combinado entre centros educativos, empresa privada y estado. Alemania, un país altamente desarrollado, una nación de investigadores, de creadores de tecnologías de punta y líder en el desarrollo de tecnologías “limpias” como la eólica y solar, que cuenta con muchas de las mejores universidades y tecnológicos de Europa, jamás ha perdido de vista la importancia del oficio como profesión. Este informe permite entrever que, en Alemania, no todo estudiante llega a la universidad ni está, vocacionalmente, destinado a completar una carrera universitaria. El sistema educativo ofrece la oportunidad de entrar a la educación superior, bien sea por las vías (subsistemas) formales o el de formación dual. Resulta, más que sorprendente, impresionante, que el sesenta por ciento de los jóvenes adolescentes alemanes dominen un oficio que les garantiza un sustento, o por lo menos, el acceso al mercado de trabajo, previo a su formación universitaria. Queda en evidencia, igualmente, el interés de la empresa privada por contribuir al desarrollo del capital humano, como una inversión a futuro, ya que la gran mayoría de los ofertantes de puestos para aprendices (trainee) son pequeñas y medianas empresas; es decir que tanto en Alemania como en Venezuela, los mayores empleadores no son las grandes corporaciones. Los resultados positivos de esta iniciativa no ofrecen duda: baja tasa de desempleo juvenil, la posibilidad que tiene el joven alemán de acceder a empresas de primer orden en, prácticamente, cualquier especialidad o ramo (350 carreras) y la inigualable experiencia de ser aprendiz a temprana edad; es decir, llevar a la práctica, en el campo de trabajo real, los conocimientos adquiridos (transferencia en educación), al tiempo que se recibe remuneración.

¡Que maravillosa lección! para el ideólogo del régimen venezolano, quien intenta sembrar en la mente de muchos jóvenes la idea de que todos deben entrar a la universidad, como un “derecho revolucionario”, a la vez que se "libera" de esa "esclvitud" que, cual pecado original, lo lleva a aspirar "bizarramente" a una buena calidad vida, con altos ingresos producto del trabajo productivo. Cuando se sabe, de antemano, que es imposible dar ingreso a todo el que sale del bachillerato, no solo porque, físicamente, es imposible generar tal cantidad de cupos, sino porque no todo estudiante tiene la capacidad ni la vocación de ser universitario. Muchos, por el contrario poseen talentos innatos que pueden ser, tempranamente, canalizados hacia el oficio profesional, donde la demanda laboral sería mucho mayor, de existir una política estatal coherente, de alianza con la empresa privada y que estuviese apuntada realmente hacia el desarrollo integral de la nación. El deber de una sociedad moderna y de un Estado serio, es ofrecer al joven la posibilidad de descubrir sus talentos y que él mismo decida el camino a tomar para desarrollarse como ser humano integral. A la vista está la triste realidad cubana, minada de graduados universitarios, pero que sigue siendo un país con escasa, por no decir nula productividad. Un país que vive en la primera mitad del siglo veinte, por designio de su “infalible”, “sabio” y eso sí: todopoderoso líder de la revolución, quien siempre ha sabido qué es lo mejor para el pueblo cubano. ¡Que lugar tan común con el nuestro!

Este alucinante artículo, demuestra, obviamente, que una potencia mundial se desarrolla no solo con científicos, gerentes y empresarios, sino también con buenos artesanos y obreros especializados. Para muestra, basta recordar el inmenso beneficio que trajo a Venezuela, durante los tiempos de posguerra, la inmigración de constructores, albañiles, carpinteros, ebanistas, herreros, entre otros, provenientes de toda Europa; los cuales, formaron escuela es este país, y que por falta de una generación de relevo venezolana, fueron legando ese terreno a los provenientes de Suramérica, especialmente de Perú y Colombia, donde aún hoy se forman, y emigran hacia todo el mundo, artesanos y obreros calificados.

Fuente: http://www.tatsachen-ueber-deutschland.de/es/educacion-y-ciencia.html
Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .