4 de julio de 2014

¿Alumno o estudiante?

Imagen de Taringa
Aparentemente ha habido un complot (es decir, una maniobra, una maquinación o un enredo) en contra de la palabra "alumno".


Sin embargo, ni el significado, ni la raíz latina tiene algo que ver con la expresión peyorativa que se le ha querido endilgar a esta palabra. Todo lo contrario, su origen hace referencia a aspectos positivos del ser humano, como "el que se alimenta, que crece, que se eleva" Afortunadamente, organizaciones como la UNESCO y la OEA no se han hecho eco de esta tendencia. 

Entonces, ¿de donde procede esta predisposición de muchos profesionales de la educación a demonizar esta palabra y casi que prohibirla, de entrada, en tesis y otros trabajos?


Ver el significado de "alumno" de acuerdo a la RAE aqui 


Para más detalles, se reproduce el siguiente post: 


Se viene escuchando que no está bien hablar de “alumno” que es mejor decir “estudiante”.

Alguien afirmaba que “alumno” era un peyorativo (es decir una palabra despectiva o despreciativa)  por cuanto vendría de la expresión a – lumen, donde a  es la partícula privativa y lumen palabra latina que significa  luz u ojo, así “alumno” sería “sin luz” o “sin ojo”.

Pero otra cosa dice la Real Academia Española: Alumno (a): Del lat. alumnus, de alĕre, alimentar. 


Igualmente de esta se derivaaltum que significa alto, elevado. Por lo tanto la buena interpretación de la palabra “alumno” es: “persona que se alimenta, que crece, que se eleva”. De la misma raíz proviene adolescente (adolescere), el que crece y adulto (adultus) el que creció.

Pero aún, interpretada en la primera acepción, no puede considerarse como despectiva, ya que quien está en estas condiciones “está abriendo los ojos”, “conociendo la luz que lo pueda guiar en la vida”.

En resumen es tan errónea la apreciación de que la palabra sea despectiva como que signifique “sin luz”.

Pero nuestro idioma, bastante   rico,  ofrece otras expresiones como: estudiante, educando, aprendiz,  discípulo, escolar, colegial.

Lo que es interesante, más que la semántica, es la realidad del papel que se asume hoy día por quienes cumplen este rol.

Así, el “alumno” moderno “da palos de ciego”, expresión que se aplica para referirnos a las intentonas realizadas indiscriminadamente y con escasas posibilidades de éxito.

Y si habláramos de “estudiante” esto poco aplica hoy día, ya a los colegios se va a pasar el tiempo pero poco o nada a estudiar y menos se asiste con vocación de  aprendiz.

“Educando”, viene de ex ducere, sacar los valores y los conocimientos, sacar de la ignorancia al conocimiento, pero pocos se prestan a ello.

“Discípulo”, persona que sigue la orientación de un maestro y/o sus doctrinas… pocos, muy pocos.

Bueno será mejor utilizar “escolar” o “colegial” porque por lo menos está matriculado (importantísimo para el estado: ¡está en el sistema educativo!), aunque al final simplemente lo promuevan sin importar si se encuentra en la oscuridad, o si se ha alimentado con conocimientos y valores, o que no haya aprendido, pero por lo menos  hizo acto de presencia…, aunque sin hacerlo también hoy día se promociona.

Fuente: Eduardoe.


La imagen utilizada arriba pertenece a un sudoku (desafío matemático) cortesía de Taringa


Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .