20 de marzo de 2017

Los educadores evalúan las "Aulas Invertidas"

Beneficios e inconvenientes de sustituir la clase expositiva por videos
Por Katie Ash
Traducción: Mario Contreras
Para el Postgrado IUPMA

Un número creciente de educadores está trabajando sobre cómo cambiar sus clases tradicionales por tutoriales en video; un enfoque popularmente llamado el "aula invertida".El interés por ese método de enseñanza quedó de manifiesto este verano cuando fue presentado en la Conferencia Anual de Educación de la Sociedad Internacional de Tecnología en San Diego, donde casi todas las sesiones abordaron el tema de la formación.

El movimiento fue inspirado, en parte, por el trabajo de Salman Khan, quien creó una biblioteca de videos de tutoría que abarcan una variedad de temas, conocida como la Academia Khan, la cual muchos ven como un estándar de la técnica del aula invertida. Pero, al igual que la Academia Khan, el enfoque atrae un creciente escrutinio -y críticas- entre educadores e investigadores.

El término flipping proviene de la idea de intercambiar tareas para el trabajo de clase. A los estudiantes se les asignó ver un video como tarea, liberando tiempo de clase que antes se empleaba en escuchar clases expositivas, y así implicarse en actividades prácticas y aplicación de conocimiento; los cuales, a su vez, antes solían ser tareas.

Sin embargo, en la medida que muchos educadores han comenzado a usar la técnica, han surgido una multitud de maneras de "voltear" un aula. Algunos profesores asignan un video como tarea, otros permiten a los estudiantes ver esos videos en clase. Incluso otros hacen videos para la clase, pero no piden a los estudiantes que los miren todos, sino que les ofrecen una variedad de recursos y les permiten elegir la manera de aprender la información requerida.

Pero justo recientemente, cuando la Academia Khan ha estado bajo fuego por parte de algunos blogueros educativos, por lo que dicen estos críticos es una pedagogía defectuosa, la técnica también ha recibido críticas de algunos que creen que es, simplemente, una versión de alta tecnología de un método de instrucción anticuado: la clase expositiva.

"Mi preocupación es que si usted todavía confía en la clase expositiva como su modo principal de dar los contenidos,... no ha hecho nada para que ocurra un cambio en el proceso de aprendizaje.", dijo Andrew Miller, un consultor educativo de Alexandria (Va.), quien trabaja con el Grupo de Desarrollo Profesional ASCD y el Instituto Buck de Educación, de Novato (Calif.) para promover el aprendizaje basado en proyectos.

"No es así como todos aprendemos", dijo. Sólo porque invierta su clase no significa que los estudiantes verán los videos. ¿Cómo engancha a sus muchachos? "

Ramsey Musallam, profesor de química en la Preparatoria Catedral Sagrado Corazón, una escuela católica privada en San Francisco, comparte las preocupaciones de Miller.

"Todo el mundo pensó, inicialmente, que voltear la clase era una manera innovadora de enseñar porque estamos arraigados a la idea de que a los estudiantes no les gusta hacer tareas". Sin embargo, cuando se retrocede un poco, lo que ves es, simplemente, una herramienta que cambia el tiempo, la cual se basa en la misma didáctica y en la filosofía de la clase expositiva. Es realmente una mejor versión de algo malo."

Musallam, quien también es profesor adjunto de la escuela de educación en la Universidad de San Francisco, comenzó a invertir su clase en 2006, pero después de notar poca diferencia en el aprendizaje de los estudiantes, a pesar del tiempo extra en clase para laboratorios y actividades prácticas, cambió su perspectiva.

Todavía utiliza el flipping como técnica de instrucción; pero en vez de dar el video a los estudiantes, primero pasa por un período exploratorio guiado, de investigación. Luego, los estudiantes reciben instrucciones básicas y materiales para completar el trabajo de laboratorio y observar el fenómeno que están estudiando.

Sólo entonces, "cuando siento que no pueden formar más ideas por su cuenta", Musallam hace videos para abordar conceptos erróneos y proporcionar instrucción. Demorar la instrucción directa tanto como sea posible aumenta la curiosidad de los estudiantes.

El uso de la técnica de invertido no es necesariamente negativo, dijo Musallam, pero los profesores deben ser realistas sobre lo que en verdad es.

"Digo que mantenga vivo el flipping, pero bajen el volumen y piensen en ello como en otra cosa. Es algo que se hace en el contexto de una pedagogía marco, general, no de la pedagogía en sí”.

Compartiendo Preguntas

Jonathan Bergmann, el facilitador principal de tecnología para la escuela Kenilworth K-8 de 600 estudiantes en el distrito de Illinois, es considerado uno de los pioneros del movimiento flipping.  Él y su ex compañero el profesor Aaron Sams comenzaron a utilizar la técnica en 2006 en la escuela de 950 estudiante Woodland Park High School en Woodland Park, Colorado, para enseñar química.

Ellos crearon videos de sus conferencias y publicaron en línea para sus clases de química avanzada durante el año escolar 2007-08. Pidieron a los estudiantes que tomaran notas de los videos y vinieran a clase con una pregunta reflexiva para compartir.

Los maestros encontraron que la técnica les permitía pasar más tiempo con los estudiantes, uno a uno, y proveer apoyo justo cuando los estudiantes lo necesitaban. También notaron una mejora en los resultados de las pruebas que usan la técnica de la clase invertida.

Pronto empezaron a visitar otras escuelas que estaban interesadas en el método y dieron conferencias sobre la clase invertida. Recientemente, coescribieron un libro llamado Invierta su salón de clases: llegue a cada estudiante, en cada clase, cada día, publicado en julio de 2012 por la Sociedad Internacional de Tecnología en Educación y el ASCD.

"Usted necesita encontrar respuesta a la pregunta: ¿Cuál es el mejor uso que le puede dar a la instrucción cara a cara?” dijo Bergmann.

Después del primer año, él y Sams hicieron los ajustes en la técnica, pasando de lo que ellos llaman el aula invertida tradicional al aula invertida "basado en maestría”.

En el modelo de maestría, los estudiantes no necesitan ver videos en casa un día específico. En su lugar, se les da un esquema para cada unidad, el cual incluye todos los recursos que podrían necesitar para el objetivo, incluyendo videos, hojas de cálculo y extractos de libros. Luego trabajan con el material a su propio ritmo, incluso toman pruebas, quizes y prácticas de laboratorio cuando están listos, y no como en una clase completa.

Utilizan la tecnología para crear bancos de preguntas de pruebas que pueden ser asignadas al azar, de modo que nunca dos estudiantes reciben la misma prueba y las preguntas son siempre diferentes, lo cual hace viable el modelo basado en la maestría, señaló Bergmann.

"El propio ritmo se convirtió en no ritmo"

Deb Lobo, un entrenador de enseñanza secundaria para el distrito de Sioux Falls de 24,000 estudiantes en Dakota del Sur, también utiliza la técnica de maestría. En lugar de dejar que los estudiantes lleven su ritmo, establece plazos para que todos avancen igual.

"Para los estudiantes que no habían sido desafiados en el aula, esta fue una oportunidad para volar. Para otros, fue una oportunidad de tomarse el tiempo que necesitaban para ir más lentos. Y para algunos, el auto-ritmo se convirtió en no ritmo". En esos casos, los profesores tuvieron que intervenir y crear plazos.

Wolf comenzó a invertir su clase de química en la Escuela Secundaria Roosevelt, en la primavera de 2008, después de escuchar sobre la técnica de Bergmann y Sams. Durante el año escolar2008-09 todos los profesores de química de su escuela voltearon sus aulas. Al año siguiente, el Distrito solicitó una subvención federal de la Ley de Recuperación y Reinversión de los Estados Unidos, facilitada por Wolf, la cual proporcionó formación profesional para 35 profesores de matemáticas y ciencia en torno a tecnología en el aula.

"La mayoría de ellos se llevaron, de esa concepción, la idea de que podrían utilizar la tecnología para ayudar a proporcionar a los estudiantes oportunidades de dominar contenidos de varias maneras, de manera que se pudo transformar la variable: no aprendo". "Ahora teníamos 35 maestros que voltearon sus aulas- Pero el provecho mayor fue que, al emplear la tecnología, proporcionaron a los estudiantes la oportunidad de que dominaran lo que no pudieron la primera vez".

Sin embargo, la participación de los estudiantes renuentes sigue siendo un desafío, dijo Wolf.

"Nuestros maestros se dieron cuenta de que estábamos arrastrando a esos aprendices; podían estar en clase, pero no estaban comprometidos. Sé que no estábamos satisfaciendo todas sus necesidades en el aula tradicional, y no estoy segura de que estábamos satisfaciendo sus necesidades en un aula invertida tampoco".

Al igual que Musallam, Wolf enfatiza que el flipping es una aproximación a un enfoque marco más amplio de métodos de instrucción para llegar a los  estudiantes.

"No puedes simplemente entregar el aula volteada a un profesor ineficaz y esperar que transforme el salón de clase. No va a hacer de un maestro ineficiente un buen maestro”.

Estudiantes y maestros de la Unidad Comunidad de La Habana, una secundaria distrital de 1,100 estudiantes en el centro rural de Illinois, intentará poner en práctica la técnica cuando la escuela entera invierta sus clases este otoño.

En un distrito donde el 65 por ciento de los estudiantes califican para almuerzos gratuitos a precio reducido, el superintendente Patrick Twomey espera que invertir la escuela ayudará a enfrentar las desigualdades que enfrentauna secundaria con estudiantes considerados en riesgo académico.

"En el modelo actual, un estudiante va a casa con padres educados que pueden ayudarlo, mientras que otro estudiante va a casa y no recibe ayuda ", dijo Twomey. Ahora, ambos niños vuelven a clase después de recibir los contenido, y toda la ayuda con la tarea es dada por un experto en el campo”.

Claves para la clase invertida

1. No se dedique a colgar sus propios videos. Mientras algunos creen que los estudiantes prefieren ver a su maestro en los videos, otros recomiendan aprovechar el contenido educativo que ya está disponible en la Web. Recursos como la Academia Khan, YouTube EDU y PBS pueden proporcionar contenido de video bien producido para sus estudiantes.

2. Sea reflexivo sobre qué partes de su clase decide "voltear" y cuándo. Invertir parte de su clase no la hará automáticamente una mejor. Usted debe tener una intensión sobre cuándo invertir la clase y tener claro cuál será el beneficio para los estudiantes.

3. Si es posible, busque un socio para crear vídeos. Los estudiantes disfrutan escuchando la conversación de dos profesores, especialmente cuando uno desempeña el papel de mentor mientras que el otro hace el papel de aprendiz.

4. Aborde pronto problema del acceso. Averigüe qué tecnología tienen sus estudiantes en casa y encuentre alternativas para los estudiantes que carecen de acceso a Internet. Las opciones pueden ser: quemar videos en DVD o crear listas de lugares donde los estudiantes puedan ir a conectarse.

5. Encuentre una manera de involucrar a los estudiantes en los videos. El simple hecho de que vean videos en lugar de escuchar clases expositivas no garantiza que estén más comprometidos. Pedir a los estudiantes que tomen notas sobre los videos, hacer preguntas sobre los mismos o participar en discusiones sobre lo que vieron, le ayudará a asegurarse de que observaron y absorbieron el material.
   
FUENTE: EducationWeek
Vol. 32, Issue 02, Pages s6,s7,s8

Traducción: Mario Contreras
Febrero, 2017

Puede citar y compartir este trabajo bajo licencia Creative Commons Venezuela

Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .