16 de agosto de 2016

Diplomados IUPMA


     
En el IUPMA, concebimos los Diplomados como cursos de estudio no conducentes a títulos o grados, curricularmente dinámicos y flexibles basados en competencias, que persiguen profundizar o actualizar conocimientos para satisfacer necesidades específicas en el contexto social. Tienen una duración mínima de ciento veinte (120) horas y una duración máxima de doscientas (200) horas. El IUPMA otorgará una credencial o diploma de aprobación a los participantes que hayan cumplido con los requisitos en el respectivo programa. No son necesariamente estudios de postgrado, pero sí de exigente nivel académico y su oferta y administración corresponde a la Dirección de Postrado e Investigación del IUPMA.

ADMINISTRACIÓN:
Las actividades académicas se administran mediante un conjunto de módulos de aprendizaje. Con actividades presenciales y en línea, vía Internet, según las características de las competencias y de los contenidos a desarrollar.

EVALUACIÓN:
El rendimiento de los participantes debe ser evaluado en función de los objetivos y de las competencias, propios de cada actividad a través de diferentes estrategias de evaluación y de acuerdo con la naturaleza de la actividad. El proceso evaluativo es continuo, integral, acumulativo, participativo durante el proceso o desarrollo de la actividad.

Para la aprobación del diplomado, el participante, deberá dar cumplimiento a las actividades de evaluación planificadas de acuerdo a los criterios de evaluación establecidos por el Instituto.

Para la calificación de los resultados se aplicará la escala de uno (1) al diez (10). Se requiere una calificación de por lo menos seis (6) puntos para la aprobación de las actividades previstas en el diplomado.

CERTIFICACIÓN Y RECONOCIMIENTO
El IUPMA otorgará certificado de aprobación a aquellos participantes que hayan cumplido con los requisitos de evaluación establecidos en la actividad programada. 

Son requisitos para obtener un certificado de aprobación de una actividad de extensión:
  • Haber cumplido con los requisitos de inscripción.
  • Haber asistido a un mínimo de 75% de las horas de actividades cuando el programa responde a la modalidad presencial.
  • Haber cumplido con los requisitos de evaluación tipificados para la actividad programada.
  • Los certificados de aprobación especificarán: nombre y apellido del participante, cédula de identidad y duración de la actividad en horas teóricas y/o prácticas, unidades de crédito (optativo), lugar y fecha, calificación (en números y letras) y datos del registro del mismo.

FUNDAMENTACIÓN LEGAL
Reglamento General de Estudios de Postgrado

Artículo 18. Los estudios de postgrado no conducentes a título académico son: ampliación, actualización, perfeccionamiento profesional, diplomados y los programas postdoctorales. 


En el documento principal encontrará información sobre requisitos de inscripción y detalles de cada diplomado.


8 de julio de 2016

The Flipped Classroom: Clase invertida vs tradicional

La clase invertida o Flipped Classroom surge a partir de las ideas de Jonathan Bergman y Aaron Sams, profesores de la Woodland Park High school (CO), quienes en 2007 grabaron sus clases en forma de presentaciones y las cargaron en la red para los alumnos que no podían asistir. 

Al poco tiempo, este método comenzó a tener aceptación y, mediante el trabajo en colaboración de numerosos profesores, se configuró en una modalidad que privilegia la discusión, el trabajo en equipo y la realización de las tareas en clase, con la participación del grupo y el apoyo del profesor. Mientras que la revisión de los materiales se realiza en casa, mediada por las TIC.

El modelo Flipeed Classroom promueve el aprendizaje a través de un ambiente cuyo énfasis radica en el intercambio.

Fuente: educacionyculturaaz.com
Tomado de Pinterest 
Quienes lo emplean con frecuencia sostienen que:
  • Aumenta la motivación durante el trabajo en aula.
  • Disminuye la frustración cuando el estudiante no puede resolver la tarea en casa, sin apoyo.
  • Contribuye a disminuir la desersión escolar
  • El docente se concentra en resolver problemas complejos, realimentar al grupo y atender  situaciones casos individuales.
Mi opinión
En principio, se percibe como un método que depende de la variable tecnológica, la cual puede no ser de calidad en algunos sitios o, simplemente, no estar disponible. Sería interesante que los aportes al modelo incluyeran alternativas de aprendizaje cuando la conexión falle.

Igualmente, podría generar excesiva dependencia del compañero para resolver situaciones. Hay que recordar que el cognitivismo propone exponer al estudiante a la necesidad de buscar alternativas de solución mediante procesos mentales que persiguen, en el sujeto, estimular el recuerdo y la recuperación de información o conocimientos previos. 

En este sentido, si bien el modelo podría beneficiar estos procesos, no está claro cómo es la elaboración posterior que debe realizar el estudiante. Qué tipo de actividades se recomiendan para la fase final, cuando el estudiante debe demostrar qué entendió y cómo puede demostrarlo, mediante nuevas elaboraciones verbales y, principalmente diría yo, escritas. 

Es decir, cómo llevar la discusión a un discurso escrito, más o menos coherente, que permita comprobar los aprendizajes. Caso contrario, se podría intuir que el modelo evalua exclusivamente el proceso, las discusiones, sin esperar evidencias individuales de los logros alcanzados en el aspecto cognitivo.

Sin embargo, se aprecia como indudable el aporte del modelo para contribuir a disminuir el "copia y pega" de la etapa escolar y posterior. Como ya lo he expresado, considero imprescindible enfatizar el valor de la discusión en clase por sobre la entrega del trabajo escrito. Esto con el fin de combatir el plagio y habituar al estudiante, desde temprana edad, a citar autores y no apropiarse de las ideas de otros.

El propósito es, entonces, promover la discusión con el fin de analizar y realizar aportes que contribuyan a entender mejor los alcanes de este modelo. 
 
knewton.com
Imagen tomada del Blog de Gesvin




7 de julio de 2016

Geogebra: matemática dinámica para aprender y enseñar

Geogebra es una herramienta sencilla y útil para el aprendizaje de las matemáticas. Está disponible gratuitamente, y se puede trabajar online y offline.

Es un éxito entre la comunidad docente relacionada con la enseñanza de las matemáticas.

La plataforma permite crear representaciones gráficas matemáticas. Incluye sesiones de álgebra, geometría, gráficos 3D, probabilidad y preprogramación, en enlace con ecuaciones y hojas de cálculo. 
Una vez descargada, puede ejecutarse en ambiente Windows, Mac OS X, Linux, Android o iOS.

Para ejecutar la app en la web o descargar acceda a GeoGebra
Post original en AulaDocente
Sin título

6 de julio de 2016

Diez sugerencias para estimular las inteligencias múltiples en el aula

Por Jorge Luis Prioretti

  1. Trabaja cada tema desde diferentes puntos de vista. Para hablar de un determinado hecho o concepto, podemos hacerlo utilizando diferentes actividades, sea cual sea la asignatura en la que nos encontremos. Por ejemplo, ¿habías pensado alguna vez trabajar la Revolución Francesa mediante
  • Una representación teatral que estimule la inteligencia cinestésico-corporal?
  • ¿O realizando estadísticas y gráficos para potenciar la inteligencia lógico-matemática?
  • ¿Realizar un relato, cuento o novela para fomentar la inteligencia lingüística?
  • Realizar un dibujo, una maqueta, una presentación con fotografías, un video para desarrollar la inteligencia espacial?
  1. Divide tus clases en ‘espacios’. A la hora de organizar talleres o actividades, divide el aula en diferentes mesas o rincones, preparando cada uno para una propuesta diferente. Así, tendremos el espacio de la lectura, el de las artes, el de las ciencias… Que sean los educandos los que escojan qué les estimula más.
  1. Deja que sean los propios estudiantes los que propongan. Seguro que pueden sugerirte geniales ideas y, en ocasiones, incluso algunas que a ti no se te hubieran ocurrido nunca.
  1. Aprovecha las fortalezas y las motivaciones de tus educandos. Por ejemplo si uno de tus educandos le gusta dibujar cómics puedes pedirle que cree una historia con la materia que estáis viendo en clase, que pueda también servir al resto de compañeros para aprenderla. Lo importante es saber encontrar lo que mejor se les da y más les gusta, y aprovecharlo para relacionarlo con los contenidos. ¡Que se sientan válidos y no pierdan la motivación y la autoestima!
  1. Aprendizaje más diverso, completo y creativo. Incluir nuevos recursos en el aula para captar la atención de los educandos provoca que la clase se vuelva más diversa e interesante, a la vez que también más completa; ya que los educandos tendrán acceso a más materiales a la hora de aprender, no limitándose a los clásicos de siempre. Por ejemplo, puedes aprovechar la inteligencia verbal animándolos a hacer grupos de debate, o la corporal conformando obras de teatro, y así ir relacionándolas con los temas que están estudiando. Esto ayudará a fijar los conocimientos de una manera más divertida y orientada a sus intereses, y los volverá protagonistas en el proceso de enseñanza.
  1. Valora las inteligencias de tus educandos. Es importante que conozcas qué inteligencias predominan en tus educandos, cuáles trabajan habitualmente y cuáles tienen menos activas. Es una información que debes saber previamente para actuar al respecto en dos direcciones: llegar mejor a ellos incidiendo en la inteligencia que tienen más desarrollada y trabajar específicamente el resto para que también las desarrollen. La observación en el aula puede ayudarte a detectar y valorar las inteligencias predominantes en tus educandos.
  2. Diversifica los contenidos y las estrategias didácticas. Tradicionalmente, en las aulas los contenidos y estrategias se centran en la inteligencia verbal y la visual-espacial, porque se transmiten los conocimientos a través de la palabra y la vista. Sin embargo, es importante que establezcas tus estrategias de enseñanza y diseñes los materiales o las actividades de modo que se trabajen todas las inteligencias. Para ello, opta por un tratamiento transversal de los contenidos, enfócalos desde diversos ángulos y transmite estos puntos de vista a tus educandos para que desarrollen competencias, destrezas y actitudes relacionadas con cada inteligencia.
  3. Innova en las metodologías. Las nuevas metodologías son un instrumento muy interesante para trabajar las inteligencias múltiples de forma más completa y eficaz. El aprendizaje colaborativo, el trabajo por proyectos, la gamificación o la flipped classroom permiten desarrollar las inteligencias de forma integral.
  4. Utiliza las TICs. Las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen la posibilidad de utilizar múltiples lenguajes, herramientas y soportes para la exposición de contenidos y preparación de las clases, como docente, y también para la adquisición de conocimientos por parte de los educandos. Además, las TIC permiten combinar las formas tradicionales con las nuevas formas de expresarse, comunicarse y relacionarse con el mundo y las personas que nos rodean. Todo ello facilita la aplicación de la teoría de las inteligencias múltiples en el aula y, al mismo tiempo, permite ejercitar otras destrezas relacionadas con la competencia digital y el uso de los nuevos dispositivos y herramientas de comunicación
  5. Evalúa desde las inteligencias múltiples. Si cada uno de tus educandos tiene diferentes habilidades, sería muy frustrante para ellos ser juzgados y evaluados de la misma forma. ¿Por qué no comprobar qué es lo que ha aprendido con métodos que se adapten a la mejor forma que tienen de demostrarlo? Cuando compruebes el grado de adquisición de los conocimientos por parte de los educandos también es importante que lo hagas desde las inteligencias múltiples. 
Consulte, más detalles sobre cada una de estas sugerencias, las cuales incluyen materiales multimedia, accediendo al post original 

27 de junio de 2016

Puedes tener el síndrome visual informático y quizá no lo sabes

Por 



Joanne Reitano es profesora de historia en un centro educativo en Nueva York. Escribe libros estupendos sobre historia, tanto de la ciudad como del estado, y últimamente pasa muchas horas, a veces todo el día, frente a su computadora revisando su primer libro, The Restless City. Sin embargo, al estar frente a la pantalla le empiezan a arder los ojos y le es muy difícil trabajar”, me contó.
Después de descansar los ojos un rato, el malestar disminuye, pero regresa rápidamente cuando vuelve a usar el ordenador. “Si estuviera jugando, lo apagaría, pero lo necesito para trabajar”, afirmó la catedrática, frustrada por la situación.
Reitano tiene una enfermedad llamada síndrome visual informático. No es la única. Este síndrome puede afectar a cualquiera que pase tres o más horas al día frente al monitor de la computadora y la población en riesgo es potencialmente grande.
Alrededor del mundo, hasta 70 millones de trabajadores corren el riesgo de padecer síndrome visual informático y es posible que la cantidad aumente. En un artículo acerca de este padecimiento escrito por especialistas en el cuidado de los ojos de Nigeria y Botsuana, y publicado en Medical Practice and Reviews, se presenta una lista de profesionales en riesgo: contadores, arquitectos, banqueros, ingenieros, controladores aéreos, artistas gráficos, periodistas, académicos, secretarias y estudiantes, quienes “no pueden trabajar sin la ayuda de la computadora”.
Esta lista no tiene en cuenta a los millones de niños y adolescentes que pasan varias horas al día jugando con su ordenador.
Los estudios indicaron que entre 70 y 90 por ciento de las personas que usan el computador durante mucho tiempo, ya sea para trabajar o jugar, tienen uno o más síntomas del síndrome visual informático. Los efectos del uso prolongado de este aparato no solo se relacionan con la visión. También hay quejas de síntomas neurológicos, como dolores de cabeza crónicos y problemas musculoesqueléticos, como dolor de cuello y espalda.
Tope Raymond Akinbinu de Nigeria y Y. J. Mashalla de Botsuana, autores del artículo, citaron cuatro estudios que demuestran que el uso de la computadora durante tres horas diarias de manera regular probablemente genere síntomas oculares, dolor en la parte baja de la espalda, dolor de cabeza y estrés psicosocial.
Sin embargo, la molestia más común relacionada con el uso del ordenador involucra a los ojos, se puede experimentar visión doble y borrosa, así como ardor, comezón, sequedad y ojos rojos, lo que en conjunto puede afectar al desempeño laboral.
Una razón por la que el problema es tan generalizado es que, a diferencia de las palabras impresas en una hoja que tienen bordes bien definidos, los caracteres electrónicos, conformados por píxeles, tienen bordes borrosos, lo que provoca que para los ojos sea más difícil enfocar. Sin que nos demos cuenta, estos intentan descansar constantemente cambiando su foco a un área detrás de la pantalla, y este constante cambio de la pantalla al punto de relajación provoca tensión y fatiga ocular.
Otro efecto que no es consciente es la frecuencia de parpadeo reducida, que puede provocar sequedad y ojos irritados. En lugar de una frecuencia normal de 17 o más parpadeos por minuto, al trabajar ante la pantalla, el parpadeo a menudo se reduce a unas 12 o 15 veces por minuto.
Además, hay otros problemas. La distancia de la cabeza a la pantalla y su posición en relación con ella son también factores de riesgo importantes. Para proporcionar a los ojos una distancia cómoda para enfocar, la pantalla debe estar a unos 50 o 70 centímetros del rostro. Cuanto más cerca estén los ojos del monitor, es más difícil enfocar.
Del mismo modo, cuando se mira hacia el frente, los ojos deben estar al nivel del borde superior del monitor. El Departamento de Oftalmología de la Universidad de Pensilvania aconseja que el centro del monitor esté unos 10 o 20 centímetros debajo de los ojos para minimizar la sequedad y el picor, para así reducir la superficie de exposición de los ojos, ya que no están totalmente abiertos. La distancia también permite que el cuello permanezca en una posición más relajada.
Por su parte, en un estudio en Irán con 642 estudiantes preuniversitarios, publicado en Biotechnology and Health Sciences el año pasado, 71 por ciento de los estudiantes se sentó tan cerca del monitor como le resultaba cómodo, y dos tercios se acomodaron de manera incorrecta directamente enfrente del monitor o a una altura más baja.
La iluminación o el brillo inadecuados también son otro problema. El contraste es crítico y se logra mejor con escritura negra sobre fondo blanco. La pantalla debe ser más brillante que la luz ambiental. La luz de techo o los rayos del sol que aportan demasiado brillo hacen que los ojos se esfuercen para ver lo que está en la pantalla. Un monitor brillante también puede hacer que tus pupilas se contraigan, lo que da a los ojos un rango de enfoque mayor.
Quizá debas reubicar tu escritorio, usar algo que regule las luces de techo o persianas para disminuir la luz del sol. Además, una pantalla plana con cubierta antirreflectante o micas reductoras de brillo u oscuras pueden ayudar a reducir el brillo.
Asegúrate de usar un instrumento que se adapte mejor a tu agudeza visual y ve a que te examinen los ojos de manera regular (al menos una vez al año) para garantizar que tu graduación esté actualizada.
Esto es particularmente importante en personas mayores de 40 años y en niños que son usuarios constantes de computadoras, ya que la agudeza visual puede cambiar con la edad. También asegúrate de que tu monitor tenga una pantalla de alta resolución que proporcione fuentes mejor definidas e imágenes más nítidas. Limpia constantemente el monitor con un paño de limpieza antiestática.
Quienes trabajan con materiales impresos y van y vienen entre estos y la pantalla, podrían reducir la tensión en el cuello acomodando los documentos en un atril junto al monitor. Si, como yo, usas varios documentos impresos al mismo tiempo, considera adquirir unos lentes especiales para ordenador: lentes bifocales o progresivos con la parte superior ideal para lectura en pantalla y la parte inferior diseñada para documentos impresos a distancia.
Aunque la prevención es lo más importante, si ya tienes síntomas de síndrome visual informático, hay maneras de reducirlos o eliminarlos. Los oftalmólogos sugieren apegarse a la regla “20-20”: cada 20 minutos, toma 20 segundos de descanso y mira hacia una distancia de unos cinco metros.
Parpadea tanto como sea posible de manera consciente para mantener la superficie ocular bien lubricada. Para combatir mejor la sequedad, los ojos rojos y la irritación dolorosa, usa gotas lubricantes para ojos varias veces al día. Mi oftalmólogo recomienda productos libres de conservantes aplicables con dosificadores para un solo uso.
También puedes reducir el riesgo de ojos secos evitando que el viento te sople en la cara y usando un humidificador para añadir humedad al aire de la habitación. Reitano comentó que su oftalmólogo también le sugirió aplicarse compresas húmedas y calientes en los ojos todas las mañanas.

22 de junio de 2016

Historias de las TIC en América Latina y el Caribe


Los trabajos incluidos en esta publicación conforman una visión sobre lo acontecido en diversos países de América Latina y el Caribe durante el continuo proceso de incorporación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) en sus respectivos contextos.

Aquí están presentes las iniciativas y los conflictos técnicos, sociales y políticos, surgidos en el esfuerzo por alcanzar la apropiación de estas tecnologías para nuestros países y, claro está, las personas e instituciones que, desde la academia, las organizaciones de la sociedad civil, el sector público y las empresas privadas motorizaron aquellas iniciativas, con sus aciertos y fracasos.

Relatos testimoniales, documentos inéditos, investigaciones originales, enfoques heterodoxos, todo contribuye a que esta obra, en la que confluyen desde informáticos hasta historiadores, sea un verdadero acontecimiento en un campo moldeado habitualmente por la inmediatez de lo nuevo y el instantáneo olvido del pasado.

Estamos ante una publicación impulsada por un red de investigadores que trabaja en el tema desde el año 2008, nucleada en el Simposio de Historia de la Informática en América Latina y el Caribe (SHIALC) que hoy hace parte de la Conferencia Latinoamericana de Informática (CLEI).

Para Fundación Telefónica es motivo de particular orgullo hacer este reconocimiento a los protagonistas de esta intensa historia que aparecen a lo largo de los 23 artículos y a sus autores, provenientes de 9 países.

Si, como afirma el historiador Jacques le Goff, “el interés del pasado está en esclarecer el presente, … sus posibilidades, su devenir”, entonces podemos leer estos trabajos como aportes que, desde la diversidad de caminos recorridos, nos unen en el empeño de construir un futuro superior para nuestra región.


Fundación Telefónica, España

Descargar a través de REDDOLAC 

REDDOLAC - RED DE DOCENTES DE AMÉRICA LATINA Y DEL CARIBE

21 de junio de 2016

Ética y plagio

Como parte de los contenidos del curso Comprensión y Producción de textos del Postgrado IUPMA, se proponen tres lecturas de reconocidos profesionales académicos, con el fin de promover en los estudiantes la toma de conciencia y búsqueda de soluciones a este fenómeno, cuya incidencia parece ir en aumento. Hay coincidencia en cuanto a la necesidad de abordar el problema desde las bases; es decir, con los alumnos de escuela primaria.

Entre las propuestas se consideró enseñar a los niños a citar correctamente las fuentes consultadas, y que la evaluación tome en cuenta no tanto la presentación de un escrito impreso, sino las discusiones que puedan tener lugar en clase, como producto de la revisión bibliográfica.

Ética y plagio en  la comunicación científica
Sureda-Negre, Jaume (Universidad de las Islas Baleares, España)
Dr. Karl O. Jones (Liverpool John Moores University, Reino Unido)
Dr. Rubén Comas-Forgas (Universidad de las Islas Baleares, España)
Tanto la comunicación científica como la académica deberían regirse, entre otros, por los principios de honestidad, integridad, probidad y veracidad. Engañar, falsificar, defraudar, mentir, adulterar, ocultar, confundir, etc. son prácticas incompatibles con la transmisión de conocimiento científico y con la actividad académica. La realidad, sin embargo, es otra: son abundantes las evidencias que muestran que los usos deshonestos y fraudulentos están bien presentes en ambos procesos. 
El desarrollo, penetración y extensión de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han provocado importantes transformaciones en la forma de transmisión y adquisición del conocimiento. … estos cambios, conjugados con otros factores, pueden favorecer e impulsar las prácticas deshonestas. En el ámbito educativo, numerosos expertos apuntan a que se ha producido un aumento en la prevalencia de conductas deshonestas por parte del alumnado y la comisión de plagio académico, en los procesos de enseñanza-aprendizaje. 
Prácticas más comunes de plagio llevadas a cabo por estudiantes de bachillerato (Sureda y otros, 2010).
Acción 1: Entregar un trabajo realizado por otro estudiante que ya había sido entregado en cursos anteriores (para la misma asignatura o para otra).
Acción 2: Copiar de páginas web fragmentos de textos (sin citar), pegarlos directamente en un documento (en el cual hay una parte de texto escrita por el alumno) y entregarlo como trabajo de una asignatura.
Acción 3: Descargar un trabajo completo de Internet y entregarlo, sin modificar, como trabajo propio de una asignatura.
Acción 4: Copiar fragmentos de fuentes impresas (libros, enciclopedias, periódicos, artículos de revista, etc.) y añadirlos –sin citar– como partes de un trabajo propio de una asignatura.
Acción 5: Hacer íntegramente un trabajo a partir de fragmentos copiados literalmente de páginas web (sin que ninguna parte del trabajo haya sido escrita por el alumno).
Acción 6: Copiar partes de trabajos entregados durante cursos anteriores y usarlos como apartados de un trabajo nuevo.
Este fenómeno, ampliamente extendido entre los estudiantes de bachillerato (estudios secundarios), presenta niveles prácticamente idénticos en los universitarios.




UPEL- IPC
El Diccionario de la Real Academia Española (2006) define el plagio, en una de sus acepciones, como la acción de plagiar, y plagiar como: copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.
El plagio debe ser visto como un crimen capital de la comunidad académica, ya que frena el desarrollo y la transmisión del conocimiento, que constituye una de las razones de ser de la academia.
¿Qué se entiende por plagio académico?
Huerta (2006) define el plagio académico como la acción de hacer pasar como propios, ideas o textos que pensaron otros y que nos fueron transmitidos por ellos, bien por escrito, oralmente o con algún otro mecanismo de comunicación.
Plantea el autor que el plagio se consuma en dos circunstancias:
1.       Cuando se usan ideas textuales de otro sin respetar las comillas indicativas de literalidad.
2.       Cuando no se presentan al lector los indicios necesarios para identificar de qué autor, libro o documento o circunstancia fue tomada la idea ajena.
A este grupo de circunstancias sumo otras que, a mi modo de ver, también dan cuenta de  ilicitud de una actividad:
1.       Comprar los servicios profesionales de otros para la elaboración de un escrito (artículo, ensayo, ejercicio, trabajo especial de grado, tesis) que luego aparecerá ante la comunidad académica como de elaboración intelectual propia.
2.       Cobrar al futuro autor por guiarlo en el proceso de construcción de un escrito (trabajo especial de grado, tesis); ello cuando quien cobra es un docente universitario y quien paga es un homólogo de su misma universidad. En esencia, la labor de tutoría está dentro de las funciones que un profesor universitario debe proporcionar a la académica como contraprestación de servicios y por compromiso con la propia academia de donde procede y quien le formó.
La Revista de Información Tecnológica (2008), informa de otra forma de actividad igualmente antiética: el auto plagio. Ello ocurre cuando los autores hacen duplicidad de sus publicaciones, lo cual se hace con fines de acrecentar el expediente de vida del investigador y mostrarse ante la comunidad con una fecunda actividad intelectual.
El plagio no es una situación nueva en las universidades, se tienen reportes de ello desde la década de los sesenta del siglo pasado.
Etapas en la evolución de la actividad de plagio académico
Coumes y Sureda (2008) reportan tres etapas en la evolución de las prácticas de comprar, vender e intercambiar trabajos académicos: una artesanal anterior al auge de Internet; una segunda favorecida por la aparición de la World Wide Web (WWW) y un tercer momento denominado “a la carta”, en el que, a través de Internet, se compran y venden trabajos académicos, elaborados a las necesidades del usuario. A esta etapa se deben agregar también aquellos que se ofertan fuera de la red a través de “empresas” constituidas para atender este tipo de demandas.
En la época actual el uso de Internet, el acceso a contenidos digitales y a los albergados en la red, han provocado un auge en las prácticas de plagio entre el alumnado universitario y personal del entorno académico.
Clasificación del plagio académico
Se reporta una clasificación tal vez simplista, pero esperanzadora, acerca del plagio: plagio intencional y no intencional (Coumes y Sureda, 2007).
En el caso de plagios no intencionales o accidentales, el autor hace uso de parafraseados de manera inadecuada o realiza de manera incorrecta la citación de los recursos y bibliografía utilizados. En tales circunstancias la situación puede superarse con tan sólo hacer los señalamientos a los autores acerca de cómo hacer de manera correcta los reportes de las referencias en el texto.
Los plagios intencionales se presentan cuando: se compra o descarga un trabajo, y  se presenta la obra como propia; igualmente se incurre en plagio intencional cuando se copia un texto completo o partes de distintos textos dentro de un escrito y no se señala la fuente original o se presentan como propias dichas palabras o reflexiones; asimismo cuando se hacen traducciones de trabajos completos o partes del mismo sin indicarlo.
La situación en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador
En la UPEL se han recogido quejas de autores que dicen haber sido plagiados; se han escuchado denuncias a través de correos electrónicos anónimos; se tienen noticias de la práctica de dicha actividad por parte de estudiantes de postgrado quienes para la elaboración de sus trabajos de grado, utilizan la modalidad “a la carta”. Sin embargo, no se han hecho denuncias formales ante las instancias académicas, administrativas y judiciales para enfrentar ésta actividad ilícita y deshonesta que atenta contra la producción intelectual.  
¿Qué se puede hacer para enfrentar la situación?
La práctica del plagio académico tiene que ser combatida desde todas las instancias implicadas de manera directa e indirecta; sin embargo la mejor forma de hacerlo es fortaleciendo los valores en cada uno de los actores sociales protagonistas del entorno universitario: estudiantes, profesores quienes actúan como autores, jurados y árbitros en el transcurso de su actividad académica.
Algunas de las acciones que se pudieran realizar son:
1.    Conocer los valores y principios éticos que rigen a la universidad, incorporarlos al conjunto de valores personales y actuar en sintonía con ellos.
2.    Promover la reflexión acerca de los valores personales y de la ética respecto a los productos intelectuales que se generan en el quehacer universitario.
3.    Establecer diálogos permanentes a fin de distinguir entre lo que es una producción académica propia y otra ajena; revisar las consecuencias, trascendencias e implicaciones del plagio tanto para vida como estudiante y como profesional.
4.    Promover talleres acerca de cómo escribir y cómo citar referencias en trabajos académicos.
En adhesión  a lo anterior, Coumes y Sureda (2007) plantean que, en lo que respecta a la prevención del plagio, pueden realizarse varias acciones:
1.       Una regulación punitiva: aplicar las normativas vigentes tanto en los reglamentos de estudio como en los comités de arbitraje de revistas.
2.       Anulación del trabajo presentado.
3.       Reescritura del mismo, demostración por parte del autor que en efecto lo escribió.
4.       Retardo en el grado académico o, como último recurso, la supresión de una titulación o la expulsión de la institución universitaria.
Texto completo de Mirentxu

La ética como orientadora de la holopraxis (extracto)
Namakforoosh (1995) define la ética como la ciencia normativa de la actividad humana en orden al bien. Así, la suma de principios, de necesidades, de inquietudes, de exigencias y de posibilidades, puede ser un buen recurso para que, cada investigador, precise un código de ética propio que inste a efectuar un manejo responsable, seguro y confidencial de la información.
Los aspectos éticos de una investigación se reflejan en su morfología, en los procesos, en el desarrollo, en la selección y aplicación de las técnicas, pero particularmente, en la personalidad de los involucrados. La vivencia ética de la investigación se percibe en lo visible, pues “a cada ética le corresponde una estética” (Freire, 1992).
Código de ética del investigador
1.       Toda investigación ha de obedecer a fines y propósitos relacionados con la búsqueda del saber, la atención a necesidades concretas, la propuesta de soluciones y el trabajo creativo. Debe trascender el cumplimiento formal o la exigencia institucional o académica. La ética del investigador implica que éste se sienta comprometido con su trabajo. Un proceder contrario, por lo general, se refleja en un trabajo confuso.
2.       Toda investigación ha de hacerse respetando los criterios formales y las exigencias que corresponden al tipo de investigación que se realice. Es decir, criterios metodológicos que garanticen la originalidad, validez y confianza en los datos obtenidos. Debe formar un todo coherente, armónico y organizado.
3.       En toda investigación debe primar el respeto a la condición humana y social de las personas, colectivos y pueblos. Se deben considerar posibles riesgos, prever las consecuencias, evitar poner en peligro a las personas que participen y asumir las correspondientes responsabilidades.
4.       En toda investigación ha de hacerse un manejo correcto del material técnico y bibliográfico utilizado. En consecuencia, citas, notas, paráfrasis, trascripciones, entre otras, han de procesarse con referencia directa al autor y su obra, según la normativa internacional vigente.
5.       Es responsabilidad del investigador utilizar y aplicar de manera correcta las técnicas e instrumentos. Los instrumentos estandarizados en otros contextos deben adaptarse al contexto en el cual se aplican a fin de no asumir conclusiones falsas en cuanto a los resultados.
6.       En toda investigación ha de reconocerse el trabajo de su autor o autores, así como el aporte de personas o instituciones que hayan contribuido en alguna de sus fases (auxiliares, encuestadores, colaboradores). Igualmente, todo profesor, tutor o autoridad académica que se apoye en el trabajo de sus estudiantes o tutelados, debe reconocer la participación o co-autoría de quienes hayan participado en la investigación.
7.       En toda investigación deben validarse las fuentes informativas, tanto vivas como documentales, hemerográficas, bibliográficas y data en general.
8.       El investigador debe estar consciente de sus aspiraciones y propósitos, así como de las limitaciones propias y de la investigación que realice.
9.       Es deber del investigador orientar y asesorar a otros investigadores sobre tareas y propósitos relacionados con el estudio. Debe hacerse tomando en cuenta los intereses e inquietudes del asesorado, permitir otras consultas o remitir a otras autoridades o expertos.
10.   En toda investigación debe estar contenido el propósito de contribuir con el fortalecimiento del saber científico. Una investigación concluida abre nuevas opciones. Toda conclusión, a su vez, es punto de partida para interpretaciones novedosas.
Fuente: Hurtado, J. (2012). Metodología de la investigación: guía para una comprensión holística de la ciencia (4a. ed.). Cap 12, p. 393-396. Bogotá-Caracas: Ciea-Sypal y Quirón.

Aporte final
Al asumir las limitaciones propias, es loable que el investigador responsable considere algunas decisiones, de acuerdo a lo que debe ser la ética académica.
Una reflexión sincera, quizás lleve a reconocer qué intereses son primordiales en el momento de iniciar los estudios, y determinar si se contará con la energía y disposición necesarias para desarrollar un proyecto de cuarto nivel. También puede llegarse a la conclusión de que se carece de conocimientos, habilidades o destrezas mínimas, en una o varias áreas.
En estos casos, lo más conveniente puede ser posponer los estudios hasta lograr las condiciones de tiempo y de actitud requeridas, o comprometerse a obtener la formación previa necesaria, antes de retomar la idea de realizar un postgrado.
Finalmente, decisiones como estas redundarán, con seguridad, en beneficios para la institución, la cual contará con trabajos de genuina calidad, y en éxitos futuros para el estudiante-investigador, como generador de nuevo conocimiento.
Mario Contreras

Bibliografía
Sureda-Negre, J., Comas-Forgas, R., Oliver-Trobat, MF. (2010). Plagio académico entre alumnado de secundaria y bachillerato: Diferencias en cuanto al género y la procrastinación. Revista Comunicar 44: Mooc en la educación (Vol. 22 - 2015)

Comas-Forgas, R. Ethics and plagiarism in scientific CommunicationRevista Comunicar / Call for paper 48, III 2016 (Fechas de publicación: versión preprint: 15-05-2016 Versión impresa: 01-07-2016). Disponible: http://www.revistacomunicar.com/pdf/call/call-48-es.pdf

Tema relacionado
Biblioteca de la Universidad de Lima: Citar vs plagiar


Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .