6 de julio de 2015

Lidiar con un estudiante difícil


Por Jan Bernard 
Traducción: Mario Contreras

Ocurre todos los años! Hay por lo menos un estudiante en nuestras aulas que parece haber sido puesto en la tierra para hacer nuestra vida miserable. Cuando él o ella está ausente, la vida es bella. 

El hecho es que tenemos que lidiar con estos estudiantes y evitar que afecten el proceso de enseñanza. No sólo eso, estos son exactamente los estudiantes que más nos necesitan. Todo maestro que ha enseñado durante algunos años tiene un recuerdo de aquel niño que empezó difícil, pero que logró cambiar para el final del año. Eso es todo lo que la enseñanza es! 

A continuación se presentan algunas ideas que le ayudarán no sólo a hacer su vida más fácil, sino que verdaderamente impacten las vidas de sus estudiantes. Espero que sean útiles.

1. No argumentar... cuando discutes con un estudiante difícil te igualas a él (ella). Ellos ganan. Peor aún, hace que otros estudiantes piensen que pueden discutir con usted también. Ganar es, ni siquiera, el punto con estos estudiantes, la mejora de su desempeño en la clase, es exactamente el punto.

En cambio: Cuando usted deba hablar con un estudiante, hágalo en privado. Puertas afuera funciona muy bien. Cuando se retira a un alumno de la clase, este pierde su audiencia. Usted inmediatamente pasa a una posición de control. Si él empieza a discutir, no le responda. En lugar de eso, indíquele lo que hizo y cómo va en contra de las reglas del salón. Menciónele un par de maneras en que el estudiante puede mejorar. Yo siempre termino estas pequeñas "charlas" con un apretón de manos y le digo: "Yo sé que puedes hacerlo mejor, tengo confianza en ti."

2. Gritar y sermonear hace que usted no le guste a los niños. Cuando los gritos están dirigidos a un estudiante en particular, es una garantía de que su comportamiento va a empeorar. Peor aún, cuando el ridículo o la culpa son utilizados por un profesor, ningún estudiante se siente seguro. Sienten que cualquiera podría ser el siguiente!

En su lugar: Sea proactivo, haciendo hincapié, en lugar de la sanción, en la resolución del problema. Esto le ayudará a evitar el horrible conflicto de ganar-perder. Cuando los estudiantes son tratados con respeto, incluso cuando se portan mal, se les dice a todos los estudiantes en el aula que usted está en control. Los maestros que destacan y recompensan el comportamiento aceptable mejoran el comportamiento general en el aula. Se obtiene lo que se recompensa. Cuando se grita, discute y se pierde la calma, esa es la recompensa. Obtendrá más de ese mal comportamiento.

3. No trate de conseguir que el estudiante difícil de una explicación de su comportamiento. Exigir una explicación refleja que el alumno realmente le disgusta a usted. El resultado es más mala conducta. Además, usted no conseguirá una explicación real... nunca.

En su lugar: De al alumno la oportunidad de responder. No exija, sino dele la oportunidad. Explíquele exactamente lo que ha hecho mal, y un par de estrategias para mejorar. Considere si este estudiante necesita habilidades de supervivencia académicas. Él o ella pueden requerir ayuda en la comunicación, compartir y escuchar. Parece sencillo, pero he tenido muchos niños que, absolutamente, no saben cómo hacer estas cosas.

4. Mantenga la calma! Cuando los estudiantes difíciles saben que pueden hacer que usted explote, tratarán de que eso suceda! Lo que es peor, los otros niños lo harán también. Eso incluye suspiros y miradas, lo cual refleja que usted no tiene control y provoca tensión en el aula.

En su lugar: tome una respiración profunda y mantenga la calma. Tenga en cuenta que el niño no actúa así sólo para usted, es un patrón de comportamiento. Trate de que el estudiante sepa que a usted no le disgusta como persona, sino por el comportamiento. Frases como "ese tipo de comportamiento no es aceptable en esta clase.", etc. Ponga el énfasis en el comportamiento, no en el niño. Evite frases que comienzan con "Tu".

5. No ignore el comportamiento inaceptable. Cuando un estudiante sabe que él o ella pueden salirse con la suya (a veces), el mal comportamiento aumentará. Recuerda los perros de Pavlov? Es lo mismo con los niños.
   
En su lugar: Asegúrese de que las reglas de la clase sean claras y estén en lugar visible. Tenga las sanciones también a la vista, de manera que las consecuencias de mal comportamiento no sean una sorpresa. Practique lo que parece buen comportamiento, y lo que parece comportamiento inaceptable. A los niños les encanta el juego de roles. Luego converse con ellos sobre qué el mal comportamiento es un problema y qué se hará. A menudo me gusta incluir al niño con más problemas de conducta en el juego de roles, tanto en el rol correcto como en el incorrecto. Es una manera segura de aprender reglas importantes. Evite llamar comportamiento "bueno" o "malo", en vez utilizar palabras como aceptable, perjudicial, y así sucesivamente. Una vez que las reglas y las sanciones son claras, póngalas en práctica constantemente con cada estudiante. Sin favoritos!

Reflexiones finales:
La verdad es que hay niños que simplemente no responden a cualquier cosa que haga. Son problemas crónicos de comportamiento. Recuerde que se puede ayudar a la mayoría de los niños, pero no a todos. Si necesita ayuda, pídala. El niño puede necesitar ser examinado por un trastorno de la conducta. Si es así, muévase en esa dirección.

Una técnica que funciona para mí cuando tengo un chico muy problemático, es llamar a sus padres y discutir lo que está pasando. Siempre informo a los padres de que esto podría suceder en algún momento del año. No debería ser una sorpresa que tal cosa suceda. El punto es ayudar al niño a tratar el tema, y mantener a los padres involucrados. 

Los niños que no admiten su mala disciplina suelen romper en llanto y llaman a su mamá para lamentarse. Usted necesita asegurarse de que los padres apoyen sus esfuerzos. Llamar a padres que también son un problema no sirve de nada. Cuando hablo con los padres, les digo lo orgulloso que estoy de que el niño se haya ocupado del problema. Quiero que el niño sepa (y los padres también) que ellos me agradan. Discutimos lo que podría hacerse, y que sea aceptable para los padres. Por lo general, la mamá se hace cargo a partir de allí, y puedo soltar el asunto. NO haga esto muy a menudo. Sólo en caso de problemas graves. También debe hacerse en privado.

Fuente (Dragon's den curriculum)

Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .