3 de febrero de 2016

Dios con mayúscula o minúscula



Enviado por
Claritza Rodríguez
A propósito de la conversación del pasado sábado sobre el uso de las mayúsculas de acuerdo a los cambios recientes de la RAE y, en particular, sobre el empleo del palabras venerables, la profesora Claritza Rodríguez, cursante del Postgrado IUPMA, envía dos notas, que seguramente, contribuirán a aclarar la duda. Parece claro que, para efectos de textos académicos, el empleo de la palabra "dios" estaría circunscrito a las páginas preliminares del informe de investigación, en cuyo caso se escribiría con mayúscula. Aunque, eventualmente, podría estar presente en alguna propuesta, sería importante, entonces, describir con precisión el contexto de uso.



Aclarando dudas
Fuente: Estandarte

¿Dios se escribe con mayúscula o con minúscula? ¿Debemos escribir “gracias a dios” o “gracias a Dios”? ¿Y qué ocurre si nos referimos al “dios de las tormentas”?

No se nos escapa que se trata de un tema con cierta polémica, por lo que nos ceñiremos a lo que recomienda la RAE, y cada uno que haga lo que su propio criterio le dicte… ¿Que si genera controversia? Basta ver que existen grupos de Facebook como “Que la RAE acuerde que Dios empiece con letra minúscula” o “para los que escriben ‘dios’ con minúscula, Yo tengo un DIOS con MAYUSCULAS!” (El responsable de este último, por cierto, podría echar un ojo a las tildes, ya que se preocupa por temas de ortografía…).

Dios se escribe con mayúscula cuando se refiere al dios propio de las religiones monoteístas (Yahvé, Alá o el dios cristiano, Dios), donde funciona como nombre propio por ser único. En cambio, si nos referimos a un dios en su acepción general, como los dioses griegos o romanos, los dioses de la pintura, o del deporte, o los dioses en conjunto de cualquier creencia, se escribe con minúscula porque en mayúscula solo van los nombres propios. Es decir, diremos “Assad defendió la presencia de Dios en una encendida conversación en clase”, pero “El dios de cada uno no deben interferir en las relaciones entre amigos".

Escribiremos “Gracias a Dios”, “Mañana Dios dirá” o “Hacer algo como Dios manda”, en mayúscula, pero “Vino todo dios” o “No hay dios que te entienda”, en minúscula

Es decir, en el momento en que usamos “dios” como nombre común, no propio, va en minúscula. No lo ponemos en mayúscula por darle más importancia o por respeto. Ni ponerlo en minúscula significa rebajarlo...


Deidades y otros seres del ámbito religioso

1° Regla: los nombres propios con los que se designa particularizadamente a los dioses, profetas y otros seres o entes del ámbito religioso, se escriben con mayúscula inicial: Alá, Jehová, Yahvé, Jesucristo, Mahoma.

2° Regla: Todos los apelativos antonomásticos como las advocaciones que se les aplican deben escribirse igualmente con mayúscula inicial: el Señor, la Virgen, la Purísima, el Buda de la Luz Ilimitada.

3° Regla: El sustantivo dios (“ser supremo”) debe escribirse con mayúscula inicial cuando se emplea como nombre propio, de carácter antonomástico, para designar al ser supremo de una religión monoteísta (como se ve en el siguiente ejemplo, en esos casos la palabra Dios se usa sin artículo): En el islam no está permitido representar a Dios en imágenes. La mayúscula se mantiene en los refranes y en las expresiones o frases que contienen esta referencia: A Dios rogando y con el mazo dando.

4° Regla: Debe escribirse con inicial minúscula cuando se empela como nombre común para referirse al ser supremo de modo genérico (normalmente, por ello, precedido de articulo): El dios Viracocha.

5° Regla: En usos metafóricos, se escribirá con mayúscula o minúscula en función de si se emplea con el primero o con el segundo de los valores antes referidos. Se cree Dios (sin determinante), frene a Se cree un dios(con determinante).

6° Regla: Los sustantivos diablo o demonio, apelativos comunes utilizados habitualmente para referirse a Satanás o Lucifer, se escribirán con minúscula: Tenia trato con el demonio.

7° Regla: Se recomienda evitar la mayúscula en los pronombres personales referidos a la divinidad, o a personas sagradas como la Virgen (te, ti, tu, se escriben con minúscula, aunque se refieran a Dios o a la Virgen): A ti te encomiendo mi espíritu, que él te guie; Bendita tú eres entre todas las mujeres.

8° Regla: Los nombres que designan individualizadamente a seres mitológicos o fabulosos se escriben, por su condición de nombre propio, con mayúscula inicial: PegasoPolifemo. No así los nombres comunes genéricos que designan las distintas clases de estos seres, que deben escribirse con minúscula inicial, tanto si de usan en singular como en plural:una ninfaciclopesnereidas.

NOTA:
Las advocaciones son las denominaciones complementarias que se aplican al nombre de las personas sagradas y que se refieren a misterios, virtudes o atributos suyos, a momentos especiales de su vida, a lugares vinculados a su presencia o a hallazgo de una imagen suya, etc.
Licencia Creative Commons
Educapuntes por Mario Contreras se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional .
Basada en una obra en www.educapuntes.blogspot.com .